La Gravera
La Gravera
HISTORIA
Un pequeño resumen de los avatares de la revista.


La revista nació como un reto más en mi vida, el empeño en poder llegar a realizarla desde cero.

Un pequeño secreto me ayudaba, el no saber como eran las revistas de este mismo tipo que existen, sin saber como eran... seguro confeccionaba una totalmente diferente a las demas.

Comencé por analizar cual seria el tamaño idoneo, hasta llegar a la plena convicción que el más adecuado era 15 x 21 cm (un A4, doblado por la mitad), hice pruebas en distintos programas para poder editarla, multitud de pruebas hasta llegar a encontrar el programa que me resolvía muchos problemas.

Probé con distinta cantidad de hojas para encontrar el numero idoneo que debia tener cada revista, al final fueron cuatro A4, dobladas por la mitad, con cinco eran demasiadosal graparlos y doblarlos y tres muy pocos, conseguí una grapadora para coser por el centro de los A4 y ya teniendo todo esto aclarado, cosa que me costo lo suyo, empecé a pensar que contenido le daba, como la enfocaba.

El resultado fue de mi gusto, sin secciones que me obligaran a llenarlas con contenido, opte por ir escribiendo, tipo diario lo que queria escribir, ademas de ir insertando los dibujos, que tambien día a día, intentaba realizar.

Una revista sin lectores no es una revista, asi que nada mejor que enviarla a conocidos que quisieran recibirla, eso tenia su riesgo, debian decirme su dirección real... y muchos lo hicieron, otros no, a los que si se la envié. Analicé el peso de cada revista hasta saber que dos revistas juntas pesaban menos de 50 gr, peso a partir del cual Correos aplica una tarifa superior, a partir de ese momento en cada envío remitia dos revistas. Empecé haciendo una revista semanal, con el tiempo se convirtio en quincenal, periodo más seguro debido a mi escasez de tiempo.

Aprovechaba los fines de semana para imprimirla, empece a darme cuenta del consumo real de tinta, de sellos, de papel, de grapas y de tiempo que entrañaba el editar 20 revistas, pero aun así y todo valía la pena.

El gasto, aunque soportable era significativo, solicite a los lectores si voluntariamente y sin obligación podian enviarme sellos y algunos asi lo hicieron, los gastos de correos son de los que más inciden en todo el proceso.

Nacieron días de crisis creativa, en que finalizar la revista que tenia abierta era como escalar una montaña, pero aparecieron los propios lectores y algunos me enviaron obras suyas, y me ayudaron a finalizar el número, ganabamos todos, ellos mostraban a los demas lo que hacian, yo cumplia con la periodicidad y el resto de lectores disfrutaban conociendo que hacian otras personas.

De estar forma la periodicidad fue equilibrandose y adquiriendo seguridad...

Para mas información puedes dirigirte a la siguiente dirección
usurre@teleline.es
donde te podré informar de aquellos detalles que precises.

Abril 2001
Anagrama
V.B.Z.